¿Te Has Preguntado Por Qué Tu Empresa Está Fracasando?

Muchos empresarios se preguntan ¿El por qué su empresa está fracasando?, pero pocas veces encuentran la respuesta. Dicen que los pensamientos generan nuestra realidad, que la calidad de nuestros pensamientos, se refleja en la calidad de vida que tenemos, pero esto, no hace alusión  a los bienes materiales y económicos. Si estamos refiriéndonos al mundo de las ideas, me parece más bien, que esto hace un señalamiento hacia la actitud con que se vive cada situación por la que atravesamos.

 

Las grandes compañías comienzan con grandes líderes.

Steve Balmer

 

 

 

Cómo pensamos y sus consecuencias

Nuestra conducta está ligada, indiscutiblemente a la forma en que pensamos del mundo, es con base a esta visión, que formulamos estrategias mentales que “ayudan” a alcanzar los objetivos planteados en cada circunstancia presentada. Es difícil actuar en contra de algo que creemos, ya que hacerlo genera incomodidad y frustración.

 

 

Si consideramos certero el planteamiento anterior, queda claro que nos movemos en todos los roles de nuestra vida, según lo que  creemos conveniente para sentirnos satisfechos, pero lo cierto  es que aquello que creemos que nos conviene, no siempre es lo más positivo a lo largo del tiempo.

 

 

Iniciando el camino de tu empresa

Se ha popularizado (quizá por la situación económica, quizá por la fragmentación de paradigmas obsoletos) la idea del emprendimiento. Cada día son más las personas que gracias a las condiciones de la aldea global y las telecomunicaciones disponen, que la idea de que el mejor camino para alcanzar sus objetivos profesionales y económicos es el emprendimiento, y aunque este  es un camino lleno de grandes retos y muchas satisfacciones, exige indiscutiblemente, el autoconocimiento.

 

 

Aquel que desea crear su propia empresa, debe generar pensamientos adecuados y revisar valores que seguramente le serán necesarios, ya que al ir creciendo su emprendimiento y ser un empresario, su negocio será un reflejo de ellos y el tipo de personas que lleguen a él a colaborar estarán manifestando la misma energía, la ley de la reciprocidad o principio de correspondencia, hace que los iguales se unan a personas que vibran y comparten el mismo sistema de pensamiento.

 

Solucionando los problemas de tu empresa

Por ello cuando las empresas presentan problemas laborales, se suele pensar que si se aplica un programa de capacitación en el nivel o área donde se está generando, eso lo resolverá;  sin embargo se dejara fuera de foco a los niveles gerenciales y directivos, pero “como es arriba es abajo”, es decir, el área en conflicto simplemente está materializando y externando el tipo de energía mental que ahí se crea.

 

 

 

Las capacitaciones para mejorar los ambientes laborales y acercarnos a esos entornos deseados en los emprendimientos, deben considerar en primera instancia un programa de coaching con el directivo o dueño, para hacer consciencia de la energía generada dentro de su empresa y cómo desde su mente creadora del proyecto, hacer que esa energía se limpie, se refresque y tome el cauce necesario, para seguir el crecimiento positivo de su empresa y evitar con ello, los ciclos problemáticos.

Bajo estos enfoques se debe establecer una capacitación que mueva las intenciones y motivaciones de toda la organización, porque evidentemente, como nos ha pasado a todos alguna vez, en cualquier área de nuestra vida, lo que sucede es responsabilidad de alguien más.

 

En el momento de mejorar tu empresa

A veces somos poco objetivos, ya sea por así convenir a nuestros intereses; si hay que responsabilizar a alguien, los dueños empiezan a mirar a sus directores o jefes; y estos por consecuencia a sus colaboradores,  es probable que las personas tengan ciertas deficiencias, pero es necesario pensar, qué tipo de energía estamos emitiendo para que dichas personas lleguen y conecten con la organización en cuestión.

 

 

Hacer que las empresas cumplan con sus valores organizacionales, va más allá de ponerlos a la vista de todos. Exige que todos los colaboradores sean parte fundamental del sistema de pensamiento de los fundadores de la compañía y de los puestos clave, pues sólo de esa manera la energía (que se manifiesta se desee o no), podrá ejercer su poder de atracción.

 

El mejor consejo

Si eres empresario y has pensado que tus colaboradores no están contribuyendo a alcanzar los objetivos de una manera óptima o existen muchos problemas dentro de tu organización. Antes de invertir en capacitaciones técnicas y motivacionales para ellos (que seguirán siendo necesarias para ayudar al colaborador a entender su función en tu organización), invierte en ti y descubre cómo es que estás pensando acerca de tu empresa y ahí encontrarás la clave que puede hacer, que todo empiece a mejorar.

 

 

Como dueño de tu compañía, eres responsable de su funcionamiento, incluida la energía que se gesta dentro de ella, pues tú la has atraído y gestado. Comienza inmediatamente a mejorar tu esencia, te sorprenderás de los logros que tendrás, sobre todo aquellos reflejados en tu empresa.

 

Lic. Nydia Luisillo Martínez

Coach de Prosperidad Emocional


También te puede interesar leer

Súper Hábitos Para Emprendedoras

 

Deja un comentario