Madonna: El Precio de Ser Diferente

Fue violada en su adolescencia a punta de pistola, comparada con el diablo por su música e imagen, censurada infinidad de veces por su arte, pero a pesar de todo nunca se rindió. Hoy Madonna es considerada la mujer más importante de la música pop de nuestro siglo.

 

“Para muchos ser diferente es considerado un crimen”

Madonna

 

 

“Para muchos ser diferente es considerado un crimen”, comentaba Madonna en un reportaje de la revista Vogue. La reina del pop ha dado en el clavo, ser diferente la ha llevado a la crucifixión mediática  pero también a las mieles del éxito.

La cantautora ha dejado un gran legado a la humanidad con su música, pero también con decirnos que marcar la diferencia mayormente resultará bien.

Madonna perdió a su madre a los seis años, a causa de un cáncer de mama. En 1978 dejó los estudios de danza para ir a Nueva York a buscar una carrera de bailarina.

“Yo no era rebelde en cierta manera. Me preocupaba por ser buena en algo. No me afeitaba mis axilas y no usaba maquillaje como las otras niñas. Pero estudié y obtuve buenas notas… quería ser alguien”.

Como una virgen

La mayoría de las chicas del mundo a la edad de Madonna, sabían que llegar virgen al matrimonio era una ley fáctica, cuándo surgió “Like a virgin”, el mundo entero reconoció la diferencia de la cantante y le dio su álbum más vendido en la historia, 25 millones de copias.

Como una virgen, fue una verdadera revelación, Madonna era todo aquello que se quería ser, pero era también un pecado social, representaba el escaparate del mundo a través de sus letras, sus movimientos eróticos y su ropa. Las mujeres también sentimos placer, gritaba la reina del pop.

A partir de “Like Virgin”, Madonna se graduó como transgresora y de ahí nadie la paró. La palabra «virgen» saliendo de sus labios obscenos y pintarrajeados causó gran controversia. El disco fue acusado de promover las relaciones sexuales prematrimoniales, que iban en contra de los valores familiares.

Siguiendo la filosofía madonnesca, lo ocurrido en la MTV Music Awars no estaba fuera de línea, era el toque perfecto para que el mundo volviera a verla. Madonna apareció en el escenario vestida de novia sobre un pastel gigante, así alimentaba el escándalo y nacía una leyenda.

 

Una Madonna enamorada

“True blue”, reflajaba su etapa romántica, la mayoría de las canciones eran dedicadas a Sean Penn. La revista Rolling Stone  escribió sobre el disco, “suena como si saliera del corazón”. La Material Girl podía enamorarse, y también sentía.

Para no perder el toque Madonna incluyó  el tema Papa Don´t Preach, en el que la habla sobre el aborto, que para 1986 era un tema tabú.

Los temas escabrosos de los que nadie se atreve hablar, la valentía para afrontar sus ideales que eran criticados, conseguían más seguidores a la cantante, sobre todo aquellos que eran marginados socialmente, como la comunidad gay.

El escritor J. Randy Taraborrelli, experto en biografías de famosos, ha dicho sobre Madonna: “detrás de esa figura transgresora se esconde una mujer insegura y temerosa que busca constantemente la aprobación de las personas que ama”.

El escándalo religioso; feminista desde sus inicios

El Papa exhortaba a no asistir a los conciertos de Madonna en su gira Blond Ambition World Tour, la cantante parecía tener sexo con un santo negro en su videoclip.

“Sé que no soy la mejor cantante y sé que no soy la mejor bailarina, pero, puedo joder a la gente y ser tan provocativa como yo quiera. El objetivo de la gira es romper los tabúes inútiles” se defendía, mientras la crítica musical la elogiaba por su álbum y los fanáticos alimentaban su leyenda.

Madonna compuso la mayoría de las canciones del disco, logrando que la revista Rolling Stone describiría al álbum como “lo más cerca que la música pop puede estar del arte”.

Como cantautora logró un gran éxito profesional y fue reconocida por la industria que era manejada por hombres.

“Recuerdo verme en portadas de revistas y periódicos. Todo lo que leía era dañino. Me convertí en una puta y una bruja. Me compararon con Satanás. En aquel momento Prince enseñaba el culo y llevaba medias de rejilla. Pero él era un hombre. Fue el primer momento en que me di cuenta, que las mujeres no tenemos la misma libertad que ellos”, cuenta la cantante.

“Express yourself”, era entendido como un tema de empoderamiento a la mujer.

“Soy fuerte, soy ambiciosa y sé exactamente lo que quiero. Si eso me hace ser una perra, okay”, declaró Madonna hace unos años.

 

Reina del pop y de la moda

Marcó tendencia desde su inicio, una chica de look punk combinado con encajes, faldas y brazaletes, que todas querían imitar.

Llevó el estilo de los años 80 como solo ella sabe, esa imagen dulce que proyectaba pero que a la vez desbordaba sensualidad, cualidades difíciles de lograr en una misma persona.

En los noventa, la imagen más icónica en cuanto a moda, es en su gira “The Blonde Ambition Tour”, cuando aparece el corsé rosa y los sujetadores puntiagudos diseñados por Jean Paul Gaultier.

Ella fue parte aguas para que otras cantantes lucieran vestuarios más provocativos.

Madonna siempre se ha mostrado a su afición por looks masculinos, la mayor gama de colores en el armario de la cantante son sobrios y sus looks mayormente con esencias góticas y elementos religiosos. Madonna es única, posee el talento de unir la música, la danza, la moda y la reivindicación de la lucha por la igualdad de género.

 

Fer Fons

Instagram 1 fer_fons

 

También te puede interesar leer:

La Mujer de hoy: Una reflexión de la mujer, pensada para el hombre.

Deja un comentario